Cuando las cosas pasan no puedes hacer como si nada hubiese sucedido. No puedes desaparecer como si no hubieses intentado besarme. No puedes desaparecer como si no me hubieses besado. No puedes desaparecer como si no me hubieses dicho te quiero jamás. Cuando las cosas pasan no pueden des-sucederse. No se puede, amor. Desapareces en la nada, como si no hubiese sucedido nada. Mientras yo recuerdo todo lo sucedido día tras día. Esperando que vuelva a suceder. No me digas que me echas de menos, y al día siguiente actuar como si esas palabras jamás hubiesen salido de tus labios. Me olvidas para que te olvide. Y olvidar así lo sucedido. Y el tiempo va pasando, sin que suceda nada. Mientras, cada día que pasa, me voy dando cuenta que soy igual que tu, que eres igual que yo. Lo peor que podía pasar, porque solo los polos opuestos se atraen. Y si tu y yo somos iguales, positivo-positivo o negativo-negativo, no volveremos a atraernos jamás. Tal vez todo lo sucedido fue una extraña reacción de la física, de esas que solo ocurren una vez cada mil millones de años. Como no vamos a vivir eternamente, y mucho menos mil millones de años más, haces como sinada hubiese pasado. Como si nunca hubieses intentado besarme, como si nunca me hubieses besado. Como si nunca me hubieses dicho que estabas enamorado de mi. Haz como si nunca hubiese pasado nada, de acuerdo amor. Pero cuando la cosas pasan no puedes hacer como si no hubiesen sucedido jamás.

No hay comentarios

Publicar un comentario