Cuesta tanto saber que piensan los demás. Qué quieren o qué necesitan. Cuesta tanto saber si alguien nos ama.... Que a veces pasamos la vida esperando la respuesta, o buscando solución y nos olvidamos de vivir, de las cosas importantes que si que nos dan la felicidad.
Pero tal vez lo hacemos sin querer. Buscar lo que necesitamos para ser felices, o lo que creemos que nos dará la felicidad.
¿Me quiere o no me quiere? ¿Le gustará el arroz o preferirá una pizza? ¿Se fijará en mi con una falda o un vaquero apretado? ¿Le hablo, pensará que soy una pesada, o que paso de él?
Siempre en la vida tenemos que elegir un camino, o una puerta; la mayoría de las veces no sabemos qué vamos a encontrar. Si un sentimiento correspondido o una decepción. Tal vez lágrimas, o puede que risas. ¡Qué emocionante! La vida con sus secretos. Nuestra vida, con su futuro y todos los secretos que tendremos que ir descubriendo. Arriesgando y eligiendo caminos; y así saber qué sienten por nosotros.




La dicha de la vida consieste en
tener SIEMPRE algo que hacer.
Alguien a quien amar.
Y alguna cosa que esperar.

No hay comentarios

Publicar un comentario