1

Buscando espacios.

23 de julio de 2008

Entré sin hacer ruido. Quería darle un susto a Lucy.
Me encantaba ese ritual. Entrar a casa sigilosamente, austarla, que diese un brinco, y finalmente cayese en mis brazos riendo y me comiese a besos.

La vi peleandose con la cortina, pisando los cojines del sofá. Al notar mi presencia se giró.

- Tenemos que comprar cortinas nuevas. Necesito más luz ... Y una estantería más grande, para mis nuevos libros ... - Hablaba sofocada, rápido. Sin dejar de hacer qué con la cortina.

- Cálmate, ¿cortinas nuevas? - La bajé del sofá en un abrazo y le bese la frente.

- Tenemos que cambiar algunas cosas, ... que te parece una lámapa ahí ...

- Llevamos más de un año viviendo aquí y aún te empeñas en crear espacios.

- Yo no hago eso!!!

- No?? Deja de hacerlo. Estás constantemente cambiando las cosas. Sí, creando espacios.

- No, no !!! Yo no hago eso!!! - Estaba empezando a gritar, a ponerse furiosa. No entendía por qué.-

- Por Dios, deja que aprenda al menos en que cajón guardamos las servilletas.

- Si no sabes donde están las servilletas es porque no te preocupas por aprender!!!

- Estás cambiando las cosas de sitio continuamente ... es estresante!!! Qué no me preocupo !!!!
Deja de crear espacios. Qué te pasa???!!!

Se sentó en el sofá donde antes saltaba para ganarle la batalla a la cortina. Se tapó las manos con la cara, y empezó a llorar.

- Si sigo creando espacios, buscándolos, es porque aún aqui no encontré mi sitio.

No tuve más remedio que estrujarla suavemente en mis brazos. Secarle las lágrimas.

- Lucy, ... tal vez no hayas encontrado tu sitio aquí, pero es tu hogar. Tu no lo notas, pero sabes qué??

- Qué? - Dijo entre sollozos.

- Toda la casa huele como. Lleva tu olor, tiene tu esencia.

1 comentario

  1. Si la casa huele como tú, Lucy, olvídate de las cortinas!

    ResponderEliminar