0

cosas de tontos

21 de marzo de 2012



Es de tontos 
y no de sabios
pedir a sabiendas de que no te darán.

Arriesgar, 
a sabiendas de que se perderá.
Pero a veces, a los tontos,
la boca, la esperanza y el corazón
se les tornan imprudentes.
Improcedentes.



A veces
el sabio inadecuadamente se vuelve tonto
para poder ejecutar improcedentemente.

No hay comentarios

Publicar un comentario